miércoles, 18 de enero de 2017

Berenjenas rellenas con soja texturizada (Recetas fitness)

Muy buenos días a tod@s!!!
Si, aunque no lo parezca sigo viva.... 😂😂😂, ando con muy poco tiempo disponible últimamente y me dejo ver menos de lo que me gustaría, que le vamos a hacer... cuando surjen obligaciones hay que cumplirlas.
Espero que las fiestas navideñas hayan ido bien y las hayais podido disfrutar en familia, yo éste año contra todo pronóstico he cocinado poco pero alguna receta interesante tengo en la recámara que ya sacaré cuando la cuesta de Enero haya bajado un poco que la de Diciembre con tanta comilona nos ha puesto como un barrilete fijo.... 😂😂😂, por lo menos a servidora.... 😁😁😁
Al comenzar Enero son todo promesas, y entre ellas nos planteamos bajar los kilos que hemos ganado durante las navidades, es decir.. hacemos el firme propósito de ponernos a dieta.... a mí si os digo la verdad... las dietas estrictas y severas no me van.... cuando veo la dieta que le han puesto a alguna amiga y leo... 30 gramos de pan integral para desayunar, 80 gramos de lechuga para la ensalada... me entran ganas de todo menos de reir...., que conste que entiendo que cada nutricionista se rige por su propio protocolo de alimentación pero yo soy de las que piensa que hay alternativas que te hacen más llevadera la dieta para no acabar tirando la toalla a la primera de cambio, si la dieta es muy monótoma y aburrida.... las probabilidades de éxito se reducen drásticamente, pero si te ofrecen alternativas saludables, apetecibles y te dan a conocer las propiedades quemagrasas de los propios alimentos os aseguro que la dieta se vé desde otro punto de vista completamente diferente, así que a partir de hoy iré incorporando una serie de recetas fitness que son las que yo consumo de forma habitual cuando quiero mantener los kilos a raya o bajar algún que otro exceso (que en mi caso suelen ser con bastante frecuencia.... 😂😂😂), si lo combináis con algo ejercicio moderado os aseguro que los kilos bajarán... si... o si... 😉
En la lista de ingredientes veréis que uso la soja texturizada como sustituto de la carne, y aunque os parezca que 340 calorías que aportan los 100 gramos sean demasiadas calorías... si éstas se distribuyen entre las 6 mitades de berenjena nos da un promedio de 56 calorias por mitad de berenjena... donde se convierte en un opción saludable más que viable, veréis que os recomiendo que escojáis la soja texturizada fina de la marca Naturgreen, para mi gusto es la que tiene un parecido más real a la carne picada de pollo en lo que a textura se refiere, el sabor... pues según mi propia experiencia mi hijo sigue pensando que es pollo y mi  marido cada vez que come piensa que es cerdo.... para gustos colores..... 😜
Recomiendo que uséis salsa de tomate casero, la receta la colgaré en breve, podéis usar también salsa de tomate de bote pero fijaros en los ingredientes e intentar que lleven la menor cantidad de azúcar añadido.
No negaré que dan un poco de trabajo, por eso, cada vez que las preparo hago de más, porque así de ésta forma al día siguiente tengo otro plato que servir a la mesa sin apenas esfuerzo, o si por el contrario tenéis varios invitados a comer las podéis preparar el día anterior y hornearlas al día siguiente, es cuestión de planificaros según vuestra propia agenda.
 


Ingredientes:
- 3 berenjenas grandes (las mías pesaban entre las tres 1.300 gramos.
- 3 cebollas grandes.
- 2 dientes de ajo.
- 700 ml. de salsa de tomate casero.
- 100 gramos de soja texturizada fina (preferiblemente de la marca Naturgreen que es la que tiene más parecido con la carne picada una vez hidratada)
- 3 cucharadas de aceite de oliva.
- Sal (yo suelo utilizar sal rosa del Himalaya de venta en herboristerías)
- Pimienta negra.
- Orégano.
- Lonchas de queso bajo en grasas (para las 6 mitades de berengenas necesitaréis entre 12 y 15 lonchas)

Elaboración:
1) Empezamos lavando bien las berenjenas bajo el chorro del agua fría, las secamos bien y las partimos por la mitad a lo largo, con la ayuda de un cuchillo las vaciamos teniendo especial cuidado de no cortar la piel exterior, rociamos con un poco de sal el interior y las dejamos escurrir boca abajo sobre una rejilla.
2) Cortamos la carne de las berenjenas obtenidas en dados pequeños con la ayuda de un cuchillo, troceamos la cebolla  y picamos los ajos, sobre una cazuela incorporamos las 3 cucharadas de aceite de oliva y dejaremos que coja temperatura antes de echar las verduras troceadas, una vez el aceite se haya empezado a calentar añadimos las verduras con una pizca de sal y pimienta,  con la ayuda de una espátula de silicona removemos bien para que el aceite se distribuya de forma uniforme entre las verduras, bajamos el fuego  y tapamos la cazuela para que se rehoguen lentamente removiendo cada 5 minutos.

3) Mientras las verduras se van rehogando volcamos al interior de la cubeta de la olla GM la salsa de tomate, seleccionamos MENÚ PLANCHA/FREIR - TEMPERATURA: 180 - TIEMPO: 2 MINUTOS y sin tapar la olla dejamos que la salsa de tomate coja temperatura, una vez la salsa de tomate esté caliente incorporamos la soja texturizada SIN REMOJO PREVIO ya que se hidratará sin mayor problema en la salsa de tomate y así de ésta forma adelantamos un paso, removemos bien con la ayuda de una espátula de silicona para que la soja texturizada quede bien distribuída entre la salsa de tomate y cerramos la olla con la tapadera y cerramos la válvula, seleccionamos MENÚ GUISO - TEMPERATURA: 120º GRADOS - PRESIÓN: BAJA - TIEMPO: 5 MINUTOS.
Finalizado el tiempo programado despresurizamos manualmente y reservamos.

Observaciones: si no tenéis olla gm, podeis calentar la salsa de tomate sobre una cazuela baja y cuando haya cogido temperatura añadir la soja texturizada, remover bien, bajar el fuego, tapar con tapadera y cocinar a fuego bajo durante 20 minutos removiendo de vez en cuando con la ayuda de una espátula de silicona.

4) Una vez las verduras estén rehogadas incorporamos la salsa de tomate con la soja texturizada al sofrito, removemos bien y continuamos rehogando sin colocar la tapa durante 10 minutos más, retiramos del fuego y dejamos templar durante 10 minutos a temperatura ambiente.
5) Una vez tenemos el relleno de las berenjenas terminado, precalentamos el horno con calor inferior y superior a 220 grados, mientras rellenamos las seis mitades de berenjenas que teníamos reservadas (es recomendable secar bien el interior de las berenjenas antes de rellenar ya que habrán soltado algo de agua mientras las hemos tenido boca abajo sobre la rejilla), espolvoreamos un poco de orégano por encima del relleno, colocamos las lonchas de queso bajo en grasas por encima, las colocamos sobre una fuente de horno a la que habremos colocado papel sulfurizado y las horneamos durante 25-30 minutos (el tiempo dependerá de lo grandes que sean  vuestras berenjenas, si son pequeñas posiblemente con 20 minutos sean suficientes, si son grandes como las mías necesitaréis al menos 30 minutos), al introducir la fuente o bandeja en el horno dejaremos que se horneen con calor superior e inferior durante los primeros 5 minutos, pasados los 5 minutos apagaremos la resistencia superior para evitar que se nos queme el queso en exceso y dejaremos que las berenjenas se sigan horneando sólo con la resistencia inferior durante 20 minutos más, transcurridos éstos últimos 20 minutos volvemos a encender la resistencia superior sin abrir la puerta del horno y dejaremos que las berenjenas se terminen de gratinar y cojan un poco de color tostado.
6) Finalizado el tiempo de horneado retiramos la fuente del horno, espolvoreamos un poco de orégano por encima del queso derretido de cada berenjena y servimos de inmediato.

Observaciones generales: la salsa bechamel es completamente prescindible para ésta receta, aseguraros que el relleno de las berenjenas quede jugoso y en combinación con el queso derretido os aseguro que trendréis el triunfo en vuestro paladar completamente asegurado con pocas calorías añadidas.
  

Aunque en el paso a paso sólo salen 4 mitades de berenjena en total hice 6 mitades, reservé dos mitades para hacerlas al día siguiente, por lo tanto las podéis dejar rellenas con antelación y hornearlas al día siguiente sin mayor problema, quedarán igual de estupendas, la de la fotografía inferior es una de las que hice al día siguiente para Asier, le encantan las berenjenas rellenas y cuando las hago siempre preparo de más porque él mismo me lo pide, el sigue pensando que van rellenas de carne de pollo.... jajaja y yo... como buena madre.... le dejo que lo siga pensando 😂😂😂😂, menudo trampantojo más resultón ¿no os parece?..... aunque cabe recalcar que Asier es un niño con un paladar atípico.... igual que su madre.... que no es otra que servidora.... 😄

De ésta forma no hay excusa para daros un capricho sin remordimiento de conciencia, siempre lo diré... estar a dieta no significa comer de forma aburrida, hay alternativas sanas, saludables, exquisitas de sabor e igual de apetecibles que las recetas tradicionales.
Para acompañar éstas berenjenas de primero hice una ensalada variada con brotes tiernos y de postre serví piña caramelizada a baja temperatura en su propio jugo, simplemente.... de muerte lenta.... 😋😋😋😋, la cuesta de Enero cocinando con alternativas como la que os traigo hoy os aseguro que se convertirá en una recta cargada de buen humor 😉

Gracias por leerme y nos vemos en el siguiente post!!!

Ana Q.

No hay comentarios:

Publicar un comentario